161026-laredo_melva_1 161026-laredo_melva_2 161026-laredo_melva_3 161026-laredo_melva_4 161026-laredo_melva_5 161026-laredo_melva_6 161026-laredo_melva_7 161026-laredo_melva_8 161026-laredo_melva_9 161026-laredo_melva_10 161026-laredo_melva_11
<
>

LAREDO, Texas – Algunas cosas tienen grabadas los sentimientos de México en ellas, y son las mismas las que se esparcen alrededor del mundo orgullosamente. Algunos ejemplos son la comida mexicana, el Mariachi, las ruinas históricas, los tacos y, por supuesto, la ropa tradicional.

Para una joven empresaria, el amor que siente por México y lo que realmente representa, se convirtió en realidad cuando decidió abrir su propia tienda en Peñitas, un pueblo ubicado a unas 16 millas al oeste de McAllen.

“El Charro Ranchero y Gallardo” vende vestidos tradicionales mexicanos, trajes completos para charros, y todos los otros detalles. La diferencia en este caso es que todo es hecho a mano y a la medida.

La propietaria, Janet Luna, visitó Laredo a mediados de octubre para mostrar su trabajo durante la Feria de la Hispanidad.

“Visto al charro de pies a cabeza, puedo también vestir a la escaramuza, y al caballo con diferentes tipos de monturas, como monturas de trabajo o exóticas, e igualmente realizamos la talabartería”, dijo Luna.

Realizar los vestidos para las escaramuzas es uno de los mayores logros de Luna, ya que todos los vestidos son pintados a mano.

“Cada vestido es pintado a mano, así que el cliente recibe un vestido original cada vez que compra alguno”, dijo Luna. “Es una vestimenta original, nadie más lo tendrá”.

Ella explicó que algunos de los artículos que vende son importados desde México, pero muchos otros son fabricados por un grupo de alrededor de 10 artesanos que trabajan en una fábrica de la que es propietaria.

“He estado trabajando con ellos por alrededor de 6 años, empecé con una tienda en Reynosa, México, y es ahí donde fabricamos todo”, explicó ella. “A principios del 2015 abrí la tienda en Peñitas”.

Luna expresó su entusiasmo por presentar sus productos en Laredo, porque “es una oportunidad para tocar puertas y abrir puertas, así como conocer personas buenas y excelentes”.

El Charro Ranchero y Gallardo espera continuar expandiéndose y mostrando la belleza de la ropa de México, un día a la vez.

Nota del editor: Fotos de Melva Lavín-Castillo.