Las más recientes cifras del Buró del Censo de EU muestran que Texas aún sostiene la escéptica distinción de contar con la cantidad y porcentaje más alto de personas sin seguro médico; pero hubo algunas buenas noticias.

Gracias a Obamacare, existen 1.1 millones menos de Tejanos sin seguro médico, y nuestra tasa de personas sin seguro cayó casi 25 por ciento del 2013 a un 17por ciento.

De los 4.6 millones de Tejanos restantes sin seguro, casi 1 millón pudieran ser ayudados por otra sección de Obamacare. Estos son Tejanos quienes ganan tan poco para poder calificar a los planes de salud con descuentos provistos por el mercado. Muchos trabajan en la industria de alimentos y servicio; otros solamente pueden trabajar medio-tiempo debido a una discapacidad o enfermedad tal como la esclerosis múltiple y cáncer.

Desafortunadamente, la mayoría en la Legislatura de Texas se rehúsa a tratar con ésta cuestión.

Esto tiene poca visión a futuro. El cuidado de la salud y la economía van de la mano – una fuerza laboral sana es una fuerza laboral más productiva.

Dos estadísticas dignas de atención:
• De acuerdo a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, las pérdidas en productividad relacionadas a problemas de salud personales y familiares cuestan a los empleadores de EU, 1.685 dólares por empleado, o 225.8 billones de dólares anualmente.
• La causa número 1 de personas sin hogar e insolvencias, son los costos en cuidado de la salud. Ambos tienen un impacto profundo sobre el vigor económico de familias y comunidades.

En el primer caso, el costo se encuentra en la forma de pérdidas de ganancias para empresarios. En cuanto al segundo, el costo es transmitido directamente – primero por personas, y después por todos alrededor de ellos, conforme las comunidades asumen la misión de apoyar a las personas en tiempos difíciles.

Los costos pudieran haber sido evitados si se hubiera invertido con anticipación para asegurarse que esas personas tuvieran la oportunidad de mantenerse sanos.

Mientras que la persona tiene una responsabilidad de cuidar de su salud de manera proactiva a través de dieta y ejercicio, pueden ocurrir eventos inesperados. Nadie puede predecir un accidente de automóvil; enfermedades pueden llegar de golpe. En tales casos, el acceso a cuidado de la salud de calidad y asequible es crítico.

Mientras que existen muchas formas morales de describir esto – como  una mercancía social, una mano de ayuda, compasión – es igualmente un sentido común desde una postura económica.

Las empresas comprenden esto, razón por la cual ofrecen cobertura de salud; es una inversión en sus empleados. Es también la razón por la cual el Texas Association of Business (Asociación de Negocios de Texas), el Greater El Paso Chamber of Commerce (Cámara de Comercio del Más Grande El Paso), y varios grupos empresariales favorecen ampliar el acceso al cuidado de la salud.

Podemos ofrecer cobertura para un millón de Tejanos mientras recuperamos decenas de billones de nuestros dólares por impuesto federal por medio de acoger Obamacare, y trabajar en una forma exclusiva para administrar el programa en Texas.

Los detalles pueden ser resueltos si todos acordamos en los valores fundamentales para asegurar que las personas tengan acceso al cuidado de la salud.

La situación es más aguda actualmente, conforme el 1115 Transformation Waiver (Exención para la transformación 1115), un mecanismo que ha protegido los pagos a hospitales por cuidado a personas no aseguradas y proveen pagos por incentivos para mejorar los resultados de salud, tiene fecha de vencimiento.

Eso significa que billones de dólares que el gobierno federal envió a los hospitales y comunidades locales para aligerar la carga de cuidado no remunerado, ya no llegarán a Texas.

Si la exención expira sin un plan de reemplazo, tan solo en 2018 Texas pudiera perder 1.3 billones de dólares en fondos federales, de acuerdo con las estimaciones del Center for Public Policy Priorities (Centro para prioridades de política pública). En El Paso, eso significa una pérdida de 86 millones de dólares.

La agencia federal a cargo ha aclarado que no continuarán altos pagos por cuidado de la salud sin compensación, que cubren la atención en los aspectos más caros (tales como los hospitales), cuando podemos ofrecer acceso al cuidado de salud para Tejanos que carecen de seguro, en una forma mucho más barata.

Líderes estatales pueden continuar eligiendo políticas sobre los principios, y rehusarse a sentarse a la mesa con soluciones para nuestras personas sin seguro, pero eso no significa que “los contribuyentes federales… tienen que suscribir esa mala decisión”.

Podemos hacer un impacto en este problema masivo con acciones audaces por el estado. Es lo que se debe hacer, y es bueno para los negocios.

Nota del Editor: La columna invitada previa se imprimió primero en el periódico El Paso Times. Seleccione aquí para leer la columna en esta publicación. La traducción del Inglés al español por Rio Grande Guardian editor Melva Lavín-Castillo.