REYNOSA, Tamaulipas – El gobierno de Tamaulipas firmo un convenio de colaboración con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que permitirá que el gasoducto marino, considerado el más importante de las últimas décadas construido en América, entre en su última fase.

El titular de la agencia estatal de energía, José María Leal Gutiérrez refirió que la firma del convenio con la Comisión Federal de Electricidad se da dentro del fortalecimiento de la infraestructura que tiene que ver con la energía.

Destaco que se invertirán alrededor de tres mil millones de dólares en el Gasoducto sur de Texas-Tuxpan.

Explico que el territorio tamaulipeco albergará las dos obras más importantes de infraestructura en materia de gas natural que México tendrá para los siguientes 50 años, uno de ellos es el gasoducto terrestre Los Ramones que entra al país por el municipio de Camargo, Tamaulipas, para concluir en el bajío mexicano.

“Ahora se suma otro, el gasoducto marino que tendrá un punto en Matamoros y una terminal de compresión en Altamira para concluir en Veracruz, ambos desarrollos energéticos, contribuyen al Sistema Nacional de Gasoductos” dijo.

Leal Gutierrez agrego que “Actualmente, promovidos por licitaciones de la Comisión Federal de Electricidad, ocho gasoductos están ya en construcción y recientemente dos más fueron licitados y entrarán en construcción a la brevedad”.

Agrego que los 10 gasoductos han sido licitados a seis consorcios distintos, en procesos competidos, licitaciones públicas internacionales, acompañadas de Transparencia Mexicana y representan una inversión significativa e incrementan también en dos mil 600 kilómetros el Sistema Nacional de Gasoductos, inversiones por cuatro mil millones de dólares.

Expuso que el Gasoducto Sur de Texas – Tuxpan, transportará gas natural por una ruta submarina en el Golfo de México, desde el sur del estado texano -en la frontera casi con Matamoros- hasta Veracruz, con un ramal en Altamira, Tamaulipas.

Preciso que el gasoducto, en el que se espera una inversión de tres mil 100 millones de dólares, contará con una capacidad de transporte de dos mil 600 millones de pies cúbicos diarios y una longitud aproximada de 800 kilómetros y 42 pulgadas de diámetro, se estima que entrará en operación comercial para julio de 2018.

Este proyecto se interconectará con el Gasoducto Tuxpan – Tula, en lado mexicano y con el proyecto Nueces – Brownsville, de lado estadounidense.

“Estamos hablando de una inversión superior a los tres mil millones de dólares, que ya se están licitando en este momento y concluirán otras dos fases licitatorias para finales de febrero de este año, los trabajos de construcción empezarán en este mismo semestre para concluir en 2018” dijo.

Destaco que este será el gasoducto marino más importante de México, a nivel internacional, después del que se construyó en Rusia.

“Estamos hablando de una inversión superior de tres mil millones de dólares, se está contemplando la preservación del ecosistema marino además de cuidar los aspectos sociales de las comunidades por donde pasará esta obra” dijo.

El Gobierno de Tamaulipas enfatizó la importancia que tendrá la construcción de este gasoducto marino aprovechando la infraestructura del Puerto Matamoros que estará listo para el primer semestre de este año, así como la estación de comprensión que se construirá en las cercanías del Puerto de Altamira.

Refirió que el gasoducto marino Sur de Texas – Tuxpan transportará gas natural por una ruta submarina en el Golfo de México, desde el sur de Texas, Estados Unidos, hasta Tuxpan, Veracruz.

Menciono que este proyecto contribuirá a satisfacer los requerimientos de gas natural en las centrales de generación de la CFE ubicadas en Tamaulipas y Veracruz, así como en las regiones oriente, centro y occidente de México.

En la firma del convenio de colaboración estuvieron presentes por parte de la Comisión Federal de Electricidad, Javier Guzmán García, Gerente de Nuevas Áreas de Oportunidad; Carlos Hernández Ortiz, Gerente de Combustibles Líquidos; Larren Lee Granja, Auxiliar Técnico, el gobernador del estado, Egidio Torre Cantú y José María Leal Gutiérrez, titular de la Agencia Estatal de Energía.