Aunque hay pocas veces que estoy de acuerdo con el presidente Donald Trump, en relación con el tema de seguridad en México, en esta ocasión tengo que ser honesto y hasta cierto punto estoy de acuerdo con él.

México necesita nuestra ayuda para fortalecer su seguridad pública y es hora de tomar acciones concretas y audaces. Tenemos la obligación moral de ofrecer ayuda a nuestros hermanos, socios y vecinos, y México tiene la obligación moral de considerarla, con el fin de proteger a sus ciudadanos.

En cuestión de semanas hemos visto masacres en los estados de Michoacán, Sinaloa, y la más reciente el asesinato de ciudadanos con doble nacionalidad México – estadounidenses, entre ellos niños y mujeres, en el estado de Chihuahua. El tiempo para promesas vacías ha terminado.

Mi pregunta es: ¿Dónde está la “línea roja”? ¿Qué tiene que ocurrir para que México respetuosamente acepte nuestra oferta y ayuda? ¿Acaso cuándo nos veamos obligados a tomar acción para proteger a nuestros ciudadanos y seguridad nacional?

Con todo el respeto y cariño a nuestros amigos, vecinos y socios al sur de la frontera. ¿Si no es ahora cuándo?

Entiendo claramente la reacción de México y su aserción a su soberanía.La historia y la ley International está de su lado, y sin duda alguna su memoria histórica es larga. Por el bien o mal, muchos mexicanos han visto a los partidos PAN y PRI como “unos vendidos” a los Estados Unidos. Sin embargo, México ahora tiene al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien al respecto es diferente, e incluso es lo opuesto.

El presidente López Obrador, es uno de los presidentes más populares en la reciente historia de México. Él es visto como un presidente quien sin temor les dice a las compañías internacionales y a los elites mexicanos, ¡No! con fin de proteger los intereses públicos. Como presidente, se mantiene arriba en las encuestas y su partido controla las dos cámaras del congreso.

Él es el único presidente, en las últimas décadas, quien tiene el apoyo político necesario para orgullosamente aceptar nuestra ayuda, y tomar las decisiones necesarias para poder liberar a México de la violencia, de una vez por todas. El presidente López Obrador está en el lugar y en el momento correcto en la historia para cumplir su legado como un líder del pueblo.

La respuesta no es guerra, pero hay la responsabilidad de acción, el gobierno mexicano con apoyo del gobierno estadounidense puede cumplir y crear estrategias realistas de seguridad nacional y crear metas para ayudar a México ser un país más seguro. La población se lo merece. El presidente tiene la obligación de proporcionar a sus ciudadanos con la seguridad que se merecen.

Nota del editor: Diputado federal estadounidense Vicente González (D-TX) representa al distrito 15 de Texas localizado en la frontera Estados Unidos – México en la cámara de diputados del congreso federal estadounidense. Forma parte del Comité de Relaciones Exteriores en la Cámara de Diputados. Representante Vicente González, también es miembro del Grupo Interparlamentario (IPG) cuya misión es asegurar una relación bilateral fuerte y efectiva entre los dos países. El CongresistaGonzález mantiene un compromiso personal y profesional con la relación US-México siendo lo importante que son nuestros intereses compartidos económicos, culturales y seguridad.

Nota del editor: El crédito por la imagen principal que acompaña a la columna de invitados anterior corresponde a Bill Clark /CQ Roll Call.