El Otoño es una temporada atareada para todos en el Condado de Hidalgo. Las familias se han acostumbrado a la rutina del nuevo ciclo escolar. La universidad resuena con vida, actividad, y la emoción de un nuevo semestre.

Para los líderes del Condado de Hidalgo, el inicio de la temporada de Otoño trae consigo una responsabilidad fundamental para el condado al adoptar un presupuesto anual.

Un presupuesto gubernamental es un fuerte indicador de la visión y planes para el futuro por parte de los líderes; muestra las prioridades para la comunidad. Para el Condado de Hidalgo, la principal prioridad es continuar manteniendo la salud y seguridad de nuestros residentes de una forma costo-efectiva que no incremente los impuestos.

Conforme la población de Hidalgo continúa creciendo a una tasa más rápida que en la mayoría de las áreas en el país, nos enfrentamos con el reto de proveer el mismo alto nivel de servicio para nuestra comunidad en expansión. Los comisionados y su servidor continuamos enfrentándonos con esas necesidades en crecimiento, mientras nos mantenemos firmes acerca de no incrementar los impuestos.

Me siento muy orgulloso del hecho de que el Condado de Hidalgo no ha incrementado los impuestos por 15o año consecutivo; la tasa de impuestos de .59 centavos continuará igual.

Además, hemos podido desarrollar un fondo sano para los días imprevistos, o saldo de fondo para reserva, pese a los impredecibles desastres naturales a los que nos hemos enfrentado en años recientes.

Cuando asumí el puesto en 2003, el saldo de fondo de la reserva del Condado de Hidalgo estaba peligrosamente bajo en 702.648 dólares, pese a que el condado había incrementado los impuestos en los años 2000, 2001 y 2002. De haber golpeado un desastre natural al Condado de Hidalgo en aquel momento, los resultados hubieran sido catastróficos.

Actualmente, después de 15 años de no incrementar los impuestos, nuestro saldo del fondo para días imprevistos es de más de 26 millones de dólares, o 14.7 por ciento del presupuesto operativo. Con un saldo de fondo de este tamaño, estamos en cumplimiento de las políticas presupuestales que nos requiere mantener entre el 10 al 15 por ciento de nuestro presupuesto de operaciones en nuestro saldo del fondo. El saldo del fondo sano también nos ayuda a garantizar mejores calificaciones de bonos y tasas de interés que serán necesarios para futuros proyectos del condado.

Me siento orgulloso de decir que el condado está en el mejor punto económico desde que asumí el cargo en 2003. Durante mi periodo, el condado ha enfrentado huracanes, lluvias que han impuesto récord, e inclusive una principal recesión económica a nivel nacional.

Sin embargo, nuestra prioridad no ha sido dispensada. Continuaremos otorgando servicios que mejorarán el bienestar de nuestros ciudadanos, sin incurrir en impuestos adicionales.

Nota del Editor: La previa columna invitada se publicó primero en la hoja informativa del Condado de Hidalgo; County Connection, publicada el 16 de octubre del 2016. La traducción del Inglés al español por Rio Grande Guardian editor Melva Lavín-Castillo.