LAREDO, Texas – Cuando Ford Motor Company anunció que agregará 700 nuevos empleos en su Planta de Ensamblaje Flat Rock en Michigan, la noticia obtuvo diferentes reacciones, especialmente en la frontera.

La idea es “producir vehículos eléctricos y autónomos de alta tecnología”, se leía en la cuenta oficial de Twitter de Ford Motor Company.

Gustavo Puente Orozco

El Secretario de Desarrollo Económico de San Luis Potosí, Gustavo Puente Orozco, dijo al servicio MVS Noticias que Ford anunció su decisión directamente al Gobernador José Manuel Carreras. “El anuncio fue sorpresivo”, dijo Orozco. Él destacó que Ford pagará todos los costos de cancelación y dijo que el Gobierno del Estado no aplicará cuotas por penalización. “El costo más alto fue el terreno”, dijo Orozco.

Para el Congresista Henry Cuellar, D-Laredo, la decisión traerá consigo un impacto a la frontera.

“Cuando una importación viene de China, Europa o India, tendrá 4 por ciento de partes americanas, cuando es una importación viniendo de Canadá, tendrá 24 por ciento de partes americanas (pero) cuando algo viene desde México, traerá 40 por ciento de partes americanas”, explicó Cuellar.

Importar partes de vehículos o carros involucra a muchos negocios en el proceso, incluyendo agencias aduanales, logística, fletes y transportistas, significando que si las compañías americanas no tienen negocios en México, estas empresas locales no podrán manejar tales servicios.

El Congresista dijo que definitivamente él preferiría que las compañías se quedaran en los Estados Unidos, pero “cualquier cosa que no pase por nuestros puentes significa menos trabajo para una compañía y eso se traduce en menos ganancias para nuestras ciudades.

“Deseamos crear empleos en los Estados Unidos, y si la compañía no se puede quedar aquí y crear trabajos aquí, enérgicamente daré la bienvenida (al establecimiento en otro país) sin duda alguna”, dijo Cuéllar a Rio Grande Guardian. “Al mismo tiempo sabemos que muchas cosas que tenemos aquí, especialmente carros, no son 100 percent hechas en E.U.”

Cuando Ford Motor Co. anunció el martes que cancelará una proyectada planta de producción de 1.6 billones de dólares en San Luis Potosí, México, el Presidente-Electo Donald Trump escribió lo siguiente en su cuenta de Twitter:

“Gracias Ford por eliminar una nueva planta en México y crear 700 nuevos empleos en los E.U. Esto es solo el principio – sigue aún más”.

El CEO de Ford, Mark Fields dijo a CNN que el movimiento es un “voto de confianza” a la promesa del Presidente-electo Donald Trump para crear un ambiente pro-empresarial. Sin embargo, Fields dijo que no negoció un trato especial con Trump.

Pero Cuéllar agregó que Trump debería aplicar esto mismo a sus propias compañías, tales como la Donald J. Trump Collection, la cual vende una diversidad de mercancía.

De acuerdo con un artículo publicado por The Washington Post en agosto del 2016, los productos siendo vendidos por la empresa de Trump están elaborados en el extranjero. Países como China, Bangladesh, Honduras, Vietnam, Alemania y México se encuentran en sus etiquetas, de acuerdo con el artículo.

“Si realmente desean que esas mercancías tengan la etiqueta Trump, ellos necesitan encontrar esas compañías americanas y elaborarlas aquí. Ellos está trayendo ropa desde Malasia e India pero le están poniendo una etiqueta Trump”, expresó Cuéllar. “En muchas maneras eso me recuerda a los carros. Algunas partes de carros son elaboradas aquí y enviadas a maquiladoras, y después éstas son traídas de regreso a los Estados Unidos”.

El Congresista también mencionó que inclusive el famoso aeroplano de Trump era de Aviacsa, una compañía mexicana.

El plan para una planta de Ford Motor Company en San Luis Potosí era producir 350.000 carros anualmente. Eventualmente, el nuevo Ford Focus pudiera haber sido producido ahí, cambiandose de la planta de Ford en Wayne, Michigan.

La inversión inicial en E.U. incluye incrementar la producción de sus modelos Ford Mustang y Lincoln Continental.

En una declaración, Ford Motor Company dijo que continuará construyendo su Focus en una planta que existe en Hermosillo, México, para mejorar las ganancias de la compañía.

“De nuevo, deseo más de esas compañías americanas haciendo cosas aquí en los Estados Unidos, pero no puedes tener la globalización y nuestra economía, y estamos viendo eso en muchas formas. La industria automotriz es uno de los tantos aspectos”, concluyó Cuellar.