VBMC – General: Large Leaderboard

El Rio Grande Valley (Valle del Río Grande — RGV, por sus siglas en inglés) es una de las regiones de más rápido crecimiento en el estado y la nación, y una de las más desmerecidas en el ramo médico.

Por ejemplo, el Condado de Hidalgo, cuenta con cerca de un millón de residentes y 33 por ciento de ellos tienen menos de 65 años de edad y carecen de seguro médico de salud. Uno de cada cuatro residentes en el Condado de Hidalgo y comunidades circunvecinas padece diabetes, y el Condado de Hidalgo es una de las áreas urbanas más grandes sin un hospital público.

La demanda por servicios para cuidado de la salud en el RGV simplemente rebasa la reserva de doctores, enfermeras e instalaciones disponibles para atención de los residentes del condado.

Una escuela de medicina en el RGV fue visualizado hace casi 70 años, la idea no era nueva, pero fue la unión del Sistema UT, legisladores, socios comunitarios y hospitales de la comunidad, lo que la hizo posible y justo a tiempo. Una escuela de medicina permite al RGV educar sus propios doctores, incrementar el acceso al cuidado de la salud, mejorar la tasa actual de doctor-paciente, y la participación en la muy necesaria investigación.

De manera adicional, una vez que opere en su totalidad, se espera que la Escuela de Medicina del UTRGV genere millones de dólares anuales en la actividad económica. Podemos esperar que sean creados miles de empleos altamente remunerados a nivel local, en los campos de biotecnología e investigación, ya que firmas buscan desarrollar nuevos tratamientos y equipos médicos, para mejorar la atención de los pacientes. Firmas de biotecnología serán atraídas al área, tal como San Antonio ha construido durante el paso de los años, un sector de salud económico de 30 billones de dólares, alimentado por la escuela de medicina.

Se espera que más de 200 médicos concluyan el entrenamiento en hospitales locales cada año, y los estudios muestran que más del 60 por ciento de los médicos ejercen su práctica donde se capacitaron. La escuela de medicina también brindará apoyo a más farmacias, terapia ocupacional, terapia física, y programas para capacitar a asistentes médicos, lo que se unirá a la fuerza laboral y al crecimiento económico de la región.

Y, como fue reportado recientemente, existe una próxima instalación para investigaciones en McAllen donde se ubicará a científicos e investigadores, lo que no solamente resultará en ganancias médicas, sino también en ganancia económica conforme los subsidios sean asegurados para los esfuerzos en investigación, y llevar al UTRGV a ser una universidad de investigación emergente.

Sí, hay mucho más de lo que se promete en el futuro, pero consumar el potencial tomará tiempo, requerirá asociaciones fuertes y el apoyo de la comunidad, y necesitará los fondos adecuados y sostenibles. Las escuelas de medicina son bastante caras para operar y durante las pasadas cuantas semanas, ha habido historias y opiniones editoriales en las cuales varias personas han expresado sus puntos de vista sobre sí nuestra escuela de medicina cuenta con el suficiente respaldo. A este momento, no lo tiene.

Gracias a la fuerte defensa de parte de nuestros legisladores del Valle, durante la pasada sesión legislativa pudimos asegurar 30 millones de dólares para el periodo de dos años de las operaciones. En tanto que eso es mucho dinero, no es muy por encima de lo que las escuelas de medicina reciben en fondos y no es suficiente para respaldar todos los costos operativos. De hecho, considere esto: el Texas Tech Paul L. Foster School of Medicine en El Paso recibió 48 millones de dólares para iniciar sus primeros dos años en 2008-2009, y ha recibido más de eso, casi cada periodo de dos años posteriormente hasta la actualidad.

Los dólares para arrancar son muy importantes porque una escuela no empieza a recibir fondos por estudiantes, conocido como fórmula creadora, hasta que los estudiantes sean admitidos y el UTRGV no admitió estudiantes sino hasta el verano. Por tanto, ésta próxima sesión legislativa será la primera en saber cuándo estos fondos puedan ser asignados y debido a que solo hay 55 estudiantes el primer año, la cantidad de los fondos no será significativa.

De manera adicional, mientras muchas escuelas de medicina y centros de ciencia para la salud se respaldan ampliamente en ganancias clínicas, es decir cuotas pagadas por doctores de la escuela de medicina para servicios médicos, para generar dólares de operatividad, tal plan de práctica lleva años poder establecerse. UTRGV se encuentra trabajando en un plan de práctica, pero aún no está en operaciones.

Algunos han comentado que el Sistema UT debe financiar la escuela de medicina. De hecho, el Sistema UT ha sido generosa al otorgar más de 50 millones de dólares para construir el edificio educativo de la escuela de medicina, y también ha prometido 10 millones de dólares anuales durante diez años, pero el Sistema UT tiene 14 universidades y centros de ciencias de la salud y su sistema y los tipos de financiamiento que al Sistema UT se le permite proveer es limitado.

Por ejemplo, fondos PUF, los cuales ahora puede recibir UTRGV, están solamente disponibles para mejoras de capital, no de operatividad. Y, UTRGV aún no ha recibido obsequios privados tales como el regalo de 50 millones de dólares que la escuela de medicina de El Paso recibió o los 100 millones de dólares en regalos recibidos por el UT’s Dell Medical School.

De forma adicional, el Valle carece de un distrito para cuidado de la salud que financie la escuela de medicina, en parte, como la existente en varios condados como el condado de El Paso, Travis, Bexar, Harris, Tarrant, y otros a través del estado. Mientras que la decisión para crear un distrito para cuidado de la salud es una que le toca a los votantes decidir, los distritos para cuidado de la salud sí otorgan un recurso estable y confiable de ganancia para muchas escuelas de medicina y ofrecen fondos para el cuidado de las personas indigentes en el condado.

Un ejemplo principal es Dell Medical School de The University of Texas en Austin, la cual recibe 35 millones de dólares al año por parte del distrito para cuidado de la salud. Por lo que, en este momento, la escuela de medicina del Valle depende principalmente del Estado de Texas. El pronóstico para la próxima sesión parece desalentador porque existen demasiadas necesidades en el estado y no hay suficientes fondos. Inclusive con una delegación dedicada y que apoye, UTRGV no puede depender solamente del estado para financiar sus operaciones. Y, como fue reportado recientemente, mientras varias ciudades locales y el Condado de Hidalgo prometieron ayudar a la escuela de medicina a través de un MOU (acuerdo oficial), el MOU no es obligatorio y no es una fuente de fondos sostenible y confiable. Esos son los hechos.

La escuela de medicina del UTRGV nos pertenece a nosotros. El cuidado ya está siendo otorgado a jóvenes y adultos en todo el Rio Grande Valley gracias a nuestros residentes médicos. Los investigadores se encuentran trabajando arduamente para encontrar curas a las enfermedades que más nos aquejan aquí en Rio Grande Valley. Como una comunidad, hemos compartido con orgullo el ver a nuestra escuela de medicina abrir sus puertas y a nuestro Valley crecer, pero falta mucho por hacer. Todos nosotros en UTRGV continuaremos trabajando diariamente para tener la mejor escuela de medicina que pueda existir.

Nota del Editor: La traducción del Inglés al español por Rio Grande Guardian editor Melva Lavín-Castillo.

Mario Reyna large leaderboard